Jóvenes de Arequipa se forman para defender la vida

0
375

Inquietos por la propagación de diferentes corrientes que promueven la Ideología de Género, la Cultura de la Muerte (Aborto y eutanasia) y la destrucción de la familia, es que por tres años consecutivos jóvenes de Arequipa siguen el Curso “Formación y liderazgo ProVida”, que organiza el Arzobispado de Arequipa a través del Comité Provida, con el apoyo de las instituciones que conforman la Coordinadora Regional por la Vida (Corvida).

Tras cinco meses de formación, el jueves 3 de enero, en el auditorio de la parroquia “San Juan Bautista” en Yanahuara, desde las 7.00 p.m. se realizó la ceremonia de Clausura del Curso y fue presidida por Mons. Javier Del Río Alba, Arzobispo de Arequipa, y contó con la presencia de los miembros del Comité Pro Vida, la Oficina Provida del Arzobispado y los familiares de los jóvenes. Los que completaron satisfactoriamente los módulos recibieron su diploma.

Fueron 37 jóvenes entre 18 y 25 años quienes lograron aprobar los módulos que fueron dictados por diferentes especialistas y profesionales del Comité Próvida así como asociaciones e instituciones que defienden la vida y la familia, como la Asociación Vida y Familia, Pro Mujer y derechos Humanos, Ética y Derecho, Médicos por la Vida, entre otros. Los estudiantes dieron sus palabras de agradecimiento a los organizadores. La tarea no quedará allí, ya que serán convocados para participar en alguna de las instituciones de la Corvida, así como otras actividades en defensa de la familia y la vida.

Cursos
Entre los temas que se abordaron en el curso destacan: las dimensiones del amor humano y la sexualidad, la belleza de la castidad, el don de la procreación, la comunicación y la cultura de la vida, etc. Estos ejes temáticos en estos cursos ayudan a los jóvenes a conocer y comunicar el diseño de Dios sobre la sexualidad y la vida, desde la verdad integral de la persona y su vocación al amor, manifestó por su parte la secretaria del Comité Provida, la Mg. Kharla Zúñiga Vallejos.

Deja un comentario