ONU impulsa agenda abortista y lgtbi

0
183

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) surgió como respuesta a la unidad ante el horror de la segunda guerra mundial, en la que los derechos humanos fueron violados con fines expansionistas ya conocidos. Los países que se integraron buscaban a través de consensos respetar los valores primordiales de la persona humana y de su seguridad. Con los años las nuevas tendencias e “Ideologías” estarían tomando la batuta en países con mayor poder lo que haría que estos presionen a los demás en sus lineamientos.

Es así que en el 2018 continuaron las interferencias políticas de los miembros que son parte de los comités que deberían defender a la persona humana. Instando a los demás miembros a defender el aborto y «derechos gay», a pesar de que estos temas no estén incluidos en el objeto de los tratados mismos, como explica Ermes Dovico en La Nuova Bussola Quotidiana:

Existen Comités en la ONU que revisan temas relacionados a las mujeres, los discapacitados y la infancia- controlando así los tratados multilaterales estipulados en el ámbito de las Naciones Unidas, proponiendo iniciativas propias de cada estado relacionados al matrimonio y el derecho familiar. También se estarían promoviendo diferentes normas que favorecerían el aborto de a los colectivos lgtbi.

Es así que lo resume Rebecca Oas, del Center for Family (C-Fam), un instituto de investigación especializado en derecho internacional y en el control de lo que sucede en el Palacio de Cristal y alrededores, «cuando un Estado miembro de la ONU ratifica un tratado multilateral sobre los derechos humanos, acepta someterse a una revisión periódica por parte de un comité de expertos que, a su vez, hace observaciones con las que pide al Estado miembro un aumento en su adhesión al tratado. A diferencia del tratado en sí, estas observaciones no son vinculantes, pero los tribunales de los respectivos países las citan para justificar medidas como la liberalización de las leyes sobre el aborto». Aunque estas observaciones serían no vinculantes, se estarían usando para aumentar la presión sobre una determinada nación que tenga los valores pro vida y pro familia bastante marcados en sus políticas de estado.

Según la investigación llevada a cabo por C-Fam en relación a 2018, una gran parte de las observaciones concernientes a seis de los tratados internacionales más importantes incluyen impulsar el aborto y los temas lgtb, a pesar de que ninguno de estos seis tratados incluya referencias directas al aborto o a los «nuevos derechos» gay: esto es igual que firmar un pacto y ver que, a posteriori, se avanzan pretensiones que el pacto no contemplaba.

El comité sobre las mujeres. en una declaración conjunta con el comité sobre los derechos de los discapacitados, habló explícitamente de «acceso al aborto seguro y legal», definiéndolo incluso «un prerrequisito para salvaguardar los derechos humanos de las mujeres En materia de «orientación sexual» e «identidad de género», dos expresiones difundidas con gran habilidad por los grupos lgtb y que, por desgracia, han pasado a ser de uso común, el 93% de las observaciones finales procedentes de otro comité, el que vigila sobre la observancia del Pacto internacional sobre los derechos civiles y políticos, muestra claramente el impulso que se está dando a su promoción en cada Estado individualmente.

Traducción de: Elena Faccia Serrano.
Fuente: Religión en Libertad

Deja un comentario