Conceptos de familia

0
211

Los de mi generación, hablo de los 80 para adelante, hemos sentido con mayor dureza eso de la destrucción del concepto “familia”. Los valores familiares son ejes rotatorios que actualmente faltan en los engranajes de la sociedad y también, más que todo, por la tendencia en la misma sociedad de destruir el concepto en su primigenia acepción.

Primero se manifestó el término “familias disfuncionales”, para agrupar a aquellas unidades en que los progenitores, o alguno de ellos, faltaban. Principalmente el binomio Madre-Hijos, fue el justificante. Aun cuando en apariencia fue una salvaguarda para aquellas madres que, abandonadas por la facilidad del divorcio o de la falta de compromiso en el concubinato, tenían vacíos legales y carecían de apoyo para su situación.

También se acuñó ese término para los abuelos que, por abandono de sus hijos e hijas o por el trabajo alejado de los mismos, quedaban al cuidado de los nietos. Todo bajo la misma premisa de agruparlos y considerarlos “familia”. El problema no viene de que no sean un núcleo familiar, sino que desmorona el núcleo inicial, dejando espacio para que cualquier conformación posible pueda darse y desprotegiendo a sus miembros de algunas fortalezas que permiten la inculcación de valores.

De esto lo saben mejor los padres españoles, los cuales viven en carne propia las limitaciones que el Estado les imponen para la crianza de sus hijos, a los cuales no pueden corregir, no pueden impedir salir en altas horas de la noche y menos inmiscuirse en su vida íntima.

Deconstruir la sociedad en aras de desfamiliarizar las leyes que rigen las uniones bajo el matrimonio de hombres y mujeres, dará como resultado el aumento de lo que actualmente aqueja a nuestra sociedad: violencia familiar, violaciones de la libertad sexual, agresiones contra menores y más delincuencia a todo nivel. ¿Por qué?, sencillo, quítale a un niño el referente moral adecuado y de adulto no se lo podrás imponer a la fuerza.

El concepto familia debe seguir asociado a la conformación padre-madre-hijos, la cual por circunstancias propias de la vida y existencia humana, variará en el tiempo, a veces lamentablemente con la baja de uno de sus miembros por diferentes causales, o el agrego de otros, por el avance del tiempo y envejecimiento. Eliminar el concepto solo trae mayores violencias, como somos testigos una y otra vez cada día en las agresiones y muertes contra las mujeres en su mayoría y hombres de nuestro país.

Por: Sarko Medina Hinojosa, periodista

Deja un comentario