El despertar de los padres

0
115

Ya no estamos incólumes ante el deterioro de la sociedad. Durante los últimos años nos han llamado de todo: “conservas”, “retrógradas”, “tierraplanistas”, por solo decir los menores insultos. Se escribieron columnas sobre lo que deberíamos hacer con nuestras ideas y dónde colocarlas. En televisión se nos ningunea, diciendo que nuestras manifestaciones son solo de algunos locos que salen a protestar en contra del maravilloso progreso que nos ofrece el Estado a través del “enfoque de género” que busca la igualdad. Nos han tratado de locos por “inventarnos” la “ideología de género”.

Pero eso nos hizo despertar. Los que estaban al tanto de las intenciones de esta nefasta manera de llevar la sexualidad y de promover una desordenada manera de ver la biología y las emociones, llamaron puertas, salieron a marchar, buscaron diversas maneras de advertirnos. Poco a poco los asesinatos de menores, trata de blancas, secuestros, para hablar de los mayores crímenes, embarazos adolescentes, abortos, borracheras, violaciones en grupo contra otros menores por menores, seducción de adultos, chantajes a menores por enviar fotos, lenguaje discordante, drogas, alcohol, todo incrementado en pocos años y sin salida, nos hizo ver que tenían razón, algo estaba mal y liberalizar la sexualidad no era la respuesta.

Esos somos, los padres de familia que hemos despertado, que no creemos que el Gobierno deba decirnos qué enseñar a nuestros hijos en materia de valores porque ha fracasado, el Estado ha fracasado como generador de valores, se tenía que decir y se dijo. Bien alto y claro demostrando que SÍ existe la nefasta ideología de género y pretende meterse en las clases, enseñando a los niños y adolescentes que: “A la hora de buscar cada persona su forma de expresarse sexualmente, de sentir su placer sin límites, se va conociendo sin poner obstáculos ni trabas que le permitan sentir a su modo su sexualidad. Si se interponen etiquetas a determinadas conductas sexuales, esto influirá negativamente en la persona, acarreándole un desarrollo sexual negativo”, como dice uno de los textos de consulta incluidos en los libros, que han salido a la luz gracias a Padres en Acción.

Examine el párrafo anterior, da una carta libre a la experimentación ¡para niños de 12, 13, 14 años! Siendo concretos abre las posibilidades a esa forma libre de buscar el placer a otras parafilias, nocivas para el ser humano. Porque no se dice en ninguna parte que la pedofilia, la zoofilia u otras formas de experimentación son nocivas. No estábamos locos, solo despertando para cuidar a nuestros hijos y eso nadie lo puede evitar más.    

Por: Sarko Medina Hinojosa *Periodista y escritor

Deja un comentario