Médico sería considerado culpable por salvar las dos vidas.

0
97

“Tendré absoluto respeto por la vida humana, desde su concepción”. “Aún bajo amenazas no admitiré utilizar mis conocimientos médicos contra las leyes de la humanidad”. Son los dos últimos lineamientos del Juramento de Hipócrates que todo médico proclama al ser recibido como profesional de la salud y a los que apela junto a su objeción de conciencia ante cualquier acto que vaya contra su ética. 

Muchas veces esos lineamientos morales son pisoteados por normas políticas manchadas por ideologías pro-muerte llevando, al más puro estilo de la antigua roma, al entierro y destrucción de uno de los derechos más básicos del hombre que es la Libertad.

Estos actos de barbarie se han hecho noticia, con el caso del ginecólogo Cipoleño, Leandro Rodríguez Lastra quien a obstruido un aborto no punible en el hospital de Cipolletti a una joven de 19 años víctima de una violación a lo que el juez Álvaro Meynet lo declaró culpable. En los próximos días el juez informará la pena que puede ser de hasta 2 años de prisión en suspenso e inhabilitación para ejercer la medicina.

Según los hechos, la joven ingresó el 2 de abril del 2017 al hospital cipoleño luego de haber consumido pastillas de Oxaprost con un proceso abortivo en curso. Días antes las profesionales del hospital de Fernández Oro habían solicitado la derivación a Cipolletti para interrumpir el embarazo, a los que el Doctor se negó por la ausencia de un informe psiquiátrico lo que la hizo permanecer dos meses y medio internada en Cipolletti a la espera del aborto que no sucedió. La joven fue sometida a una cesárea y el bebé dado en adopción de forma inmediata.

Deja un comentario