Japonés se “casa” con holograma de menor de edad

0
77

«El amor de los jóvenes no está en el corazón, sino en los ojos». decía William Shakespeare inspirándose en lo ilusorio de algunas relaciones que no conocían el concepto verdadero de amor, Akihiko Kondo tiene 35 años y siempre fue una persona solitaria esto quizás le trajo problemas para mantener relaciones afectivas con personas reales. Es por ello que desde hace 10 años está “Enamorado” de Hatsune Miku de supuestamente 16 años, un holograma.

Al parecer existe una tendencia bastante marcada por desvirtuar el concepto básico del amor Eros, donde el apego por un objeto inanimado es considerado amor, es más, se intenta subir este afecto desordenado hasta el nivel del matrimonio, que es una célula básica de la sociedad, rebajando este último a un objeto que se puede descartar una vez que ya no se le encuentra utilidad.

El vocablo Matrimonio tiene su raíz en la “Matriz” de la mujer, la cual tiene la función biológica de concebir después de la unión coital con el varón. Un holograma no tiene matriz, no tiene capacidad de concebir y perpetuar la especie humana, lo que hace de esto un desequilibrio del orden natural a lo que se le consideraría una enfermedad.

Hatsune Miku no es real. Es un software. Que se puede adquirir a un módico precio en Japón, lo que la hace accesible a los nipones que deseen “casarse” con el objeto, y cuando se malogre simplemente comprarse otro.

“La boda fue el 4 de noviembre de 2018. Costó 2 millones de yenes (US$18.000) y hubo 40 personas invitadas. Cuando la gente nos aplaudió una vez terminada la ceremonia me emocioné y sentí que realmente estaba contrayendo matrimonio. Soy una persona muy feliz. Me imagino que ella también lo es”. Son las impresionantes y quizás descabelladas palabras que surgen de una sociedad donde prima el consumo y el poder tener una familia real es cada vez más imposible por el sesgo antisocial al que el descarte ha llevado a los japoneses.

El Joven cuenta que se enamoró de sus canciones, algo parecido a un “amor” Platónico al cual más fríamente se le considera una simple admiración por el trabajo de un grupo de ingenieros que nunca pensó en hacer de su Idol una fuente de destrucción del concepto de la familia.

Paso de enamorarse de Arle Nadja, personaje principal del videojuego «Puyo Puyo». A un holograma, porque simplemente no conseguía una cita con una mujer real.

Cabe destacar que el personaje Hatsune Miku tiene y tendrá por siempre 16 años y mide 158 centímetros, lo cual sería considerado ya no solo una desviación de su concepto amor, sino una enfermedad llamada pedofilia, la cual está condenada en varios países del mundo.

Deja un comentario