Humanae Vitae: vías ilícitas y sus consecuencias 8/12

0
67

«Humanae Vitae» condenó de manera clara y rotunda el uso de vías ilícitas para la regulación de los nacimientos. San Pablo VI no solo se manifiestó, una vez más, en contra del aborto, sino en contra de «toda acción que, o en previsión del acto conyugal, o en su realización, o en el desarrollo de sus consecuencias naturales, se proponga, como fin o como medio, hacer imposible la procreación» (HV 14). El recurso a la anticoncepción no solo hace infecundos los actos conyugales, sino que es una forma en la que el matrimonio, dice a Dios: «no nos fiamos de ti», con serias repercusiones en la fe de los cónyuges y en la misma relación entre los esposos.

Deja un comentario