¿Cómo la censura contribuye al éxito masivo de Agustín Laje y Nicolás Márquez en México?

0
145

Las amenazas de expulsión del país y la censura en espacios académicos no han hecho más que aumentar la afluencia de gente a las conferencias de los politólogos argentinos Agustín Laje y Nicolás Márquez en México. ¿Por qué pasa esto?

La llegada a México de Laje y Márquez, autores del best seller El Libro Negro de la Nueva Izquierda y duros críticos de la ideología de género y el aborto, fue, cuando menos, accidentada.

Desde días antes, el lobby gay había exigido al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador que prohíba el ingreso de los argentinos a México, argumentando que “representan un peligro para la seguridad nacional y seguridad pública de los mexicanos”.

Una vez en suelo mexicano, llegó la amenaza de la expulsión del país, al tiempo que la Universidad La Salle, en manos de religiosos católicos, cerró las puertas a una pequeña conferencia para no más de 50 personas en sus instalaciones, programada para la mañana del 13 de junio.

Sin embargo, todos estos intentos de censura no han hecho más que alimentar el éxito de Agustín Laje y Nicolás Márquez, y han disparado las ventas de El Libro Negro de la Nueva Izquierda.

En diálogo con ACI Prensa el 13 de junio, Agustín Laje explicó que “la censura lo que genera es la atracción por la lectura de lo que está prohibido. Entonces la gente se acerca más, dice: ¿por qué será que este lobby de género coacciona a los directivos de una universidad para que estos autores no hablen?”.

“El evento de hoy estaba pensado para 50 personas, porque el aula de la universidad era para entre 40 y 50 personas. Y a las 10 de la mañana, un día de semana”, dijo. Pero luego de que la Universidad La Salle cerrara las puertas y tuvieran que realizar la conferencia en la sede de la Arquidiócesis de México “terminamos con un auditorio de más de 350 personas”.

“Un montón de gente se acercaba y decía: ‘yo no los conocía, yo me enteré por la polémica de la universidad que los censuró y quise venir a ver de qué se trataba’. Y se fueron con su libro en la mano y disfrutaron de una conferencia donde recibieron una bocanada de aire fresco con ideas que no se escuchan en la televisión, que no se discuten en las universidades, porque las universidades ya no recogen la universalidad de ideas para discutirlas, sino que imponen una única idea que se ha vuelto obligatoria y creo que la gente viene a nuestras conferencias por eso”, indicó.

Por su parte, Nicolás Márquez dijo a ACI Prensa que “estamos acostumbradísimos” a la censura. “La tesis del libro que escribimos con Agustín, El Libro Negro de la Nueva Izquierda, sostiene que la ideología de género es una ideología autoritaria que se presenta bajo un disfraz de tolerancia”.

“O sea que estas manifestaciones de pretensión de censura no hacen más que ratificar que tenemos razón cuando hemos escrito el libro”, señaló.

Márquez subrayó que los promotores de la ideología de género “son sectores muy autoritarios, muy intolerantes”.

“La diferencia de estos sectores de la ‘nueva izquierda’, respecto de la izquierda clásica del siglo pasado, es que aquella era más auténtica, porque se mostraba fusil en mano, ponía bombas, hacían guerrillas, exhibían la intolerancia en función de una revolución que querían hacer. Estos, en cambio, son más peligrosos, porque esta es una revolución indolora, que tiene una apariencia festiva, multicolor, con un léxico más agradable, entonces es más difícil advertir a la opinión pública”, explicó.

Laje indicó que “un investigador, en este caso de ciencia política, apunta a confirmar sus tesis y se alegra cuando da en el clavo y sus tesis quedan confirmadas”.

“Yo vivo cada intento de censura, y en este caso directamente de expulsión de un país, con la alegría de aquel investigador que dice ‘eureka, la tesis ha sido confirmada’, y en este caso por enésima vez. Porque no es la primera vez que en México ni en otros lugares del mundo la censura acecha sobre nosotros”, añadió.

Además, explicó que el lobby gay ha pedido “que nos expulsen del país apelando al artículo 33 de la Constitución mexicana, que prevé la expulsión de los extranjeros que se inmiscuyen en asuntos políticos nacionales. Lo que ocurre es que nosotros ni siquiera estamos dando ejemplos mexicanos a sabiendas que este artículo existe, y a sabiendas que cada vez que venimos se nos quiere expulsar del país con esa excusa”.

Laje reiteró que en medio de los ataques y censura “cada gira que nosotros hacemos en un país resulta más multitudinaria que la anterior” y aseguró que “esto es una ola que va tomando forma y empieza a levantarse paulatinamente”.

También lamentó que los ideólogos de género sean incapaces de debatir públicamente con ambos.

“Los lobistas del género se auto perciben demasiado débiles intelectualmente hablando. Porque si yo estoy seguro que tus argumentos son una porquería, ¿qué mejor oportunidad para mí que desafiarte a un debate, debatir con vos y evidenciar la porquería que son tus argumentos al frente del ojo público?”, cuestionó.

“Hemos invitado al debate público a parlamentarias feministas de México y no han respondido jamás”, dijo.

Fuente: Aci Prensa

Deja un comentario