Derecho a Vivir: “Un estado no debe obligar a una madre a abortar y decidir sobre un inocente”

0
69

«‘Soy muy consciente de que el hecho de que el Estado ordene a una mujer abortar aunque no quiera es una inmensa intrusión’. Estas palabras no son mías, son de la propia juez Nathalie Lieven, de la Corte de Protección del Reino Unido, que el 21 de junio determinó que una mujer con discapacidad de unos 20 años debía abortar a su bebé. Efectivamente, un estado no debe nunca poder obligar a una madre a abortar y decidir sobre la vida de una criatura inocente e indefensa”, ha declarado la portavoz de Derecho a Vivir, Rosana Ribera de Gracia.

Derecho a Vivir considera que obligar a una mujer a someterse a un aborto contra su voluntad y la de su familia infringe sus derechos humanos y el derecho del niño en su etapa más indefensa. Ribera ha asegurado que efectivamente es una intrusión del Poder Judicial y ha alertado de que estas situaciones se pueden repicar en futuros casos similares relacionados con las vidas más vulnerables.

Con todo, ha considerado que “sin duda es una victoria provida que la Corte Inglesa de Apelaciones no obligue a la mujer discapacitada a abortar” y ha sostenido que “este éxito provida es, en parte, gracias a la movilización ciudadana”.

Derecho a Vivir, a través de la plataforma CitizenGO, puso el pasado fin de semana en marcha una campaña en la que pedían al secretario de Estado para la Sanidad de Reino Unido, Matt Hancock, y al embajador de Reino Unido en España, Simon Manleyque permitieran a la mujer seguir con el embarazo. La iniciativa logró el apoyo de más de 132.000 ciudadanos de todo el mundo. Y el lunes los jueces de la Corte de Apelaciones McCombe, King y Peter Jackson decidieron revertir el fallo de la juez Lieven que determinaba el aborto del bebé.

“Si este niño va a nacer es gracias a ellos, a los ciudadanos valientes que dicen no al aborto. Ante esto, los gobiernos tienen que hacer un examen de conciencia y reflexionar porque no sólo iban a forzar a una mujer a abortar contra su voluntad, sino que además iban a permitir el asesinato de un inocente”, ha añadido. 

Análisis de la polémica sentencia 

La portavoz de Derecho a Vivir ha evaluado, siguiendo las noticias publicadas en los medios de comunicación, las siguientes cuestiones, entre otras, de este caso:

¿Por qué si la mujer con discapacidad mental, supuestamente no apta para criar a su hijo, y la madre de esta quieren tener al bebé el Estado puede obligarlas a matarlo? ¿Por qué si el Estado cree que madre y abuela del bebé no son capaces de cuidarlo adecuadamente no lo deja nacer y se ocupa de él o lo da en adopción? ¿Y no está acaso la abuela de la criatura capacitada para cuidar de su nieto con la ayuda de su hija? ¿Y más aún habiendo sido comadrona? 

Asimismo, ha lanzado estas otras preguntas: ¿Al decir que la joven de entre 20 y 30 años tiene una capacidad mental de una niña de Primaria, se deduce que el Estado obligaría a todas las niñas de Primaria a abortar en su contra y en contra de sus padres? ¿Y quería decir la juez que un bebé es equiparable a una muñeca y por eso se ha de matar al considerar que la mujer quería tener un bebé de la misma manera que le gustaría tener una muñeca? 

La juez justifica en su sentencia que sufriría un trauma muy grande si se le quita el bebé una vez nacido, pero Rosana Ribera de Gracia asegura: ¿Habrá oído hablar a algún psiquiatra sobre la huella psicológica de culpa y de fracaso en la mujer tras un aborto? ¿Por qué no pensó la magistrada en el derecho a la vida del ser aún más indefenso en este caso, que es el bebé que debería nacer y se llena la boca en el fallo diciendo que ella tiene que actuar según el propio bien de la madre, no según la opinión pública que haya sobre el aborto? ¡Ya hemos visto a través de esta alerta ciudadana lo que piensa la sociedad! 

Finalmente, acerca de la investigación que lleva a cabo la policía sobre las causas de la concepción, Derecho a Vivir ha asecerado: “Aunque hubiera sido violada, ¿justificaría esto matar al bebé inocente que lleva dentro? Y además, sería un doble trauma para la madre: haber sido violada y que la obliguen a matar a su hijo”.

“Los ciudadanos han dicho sí a la vida y no al aborto. Ayudemos a estas mujeres y al bebé al que quieren matar cruelmente con la práctica del aborto en contra de su voluntad. Desde Derecho a Vivir intentamos poner un granito de arena en una lucha a contrarreloj. La vida siempre tiene que ganar”, ha concluido Ribera.

Fuente: Actuall

Deja un comentario