Humanae Vitae: signo de contradicción 11/12

0
77

Pablo VI era consciente de que «Humanae Vitae» sería un «signo de contradicción» y eso tanto para su tiempo, como para el nuestro. Con voz profética avisó —con años de adelanto— sobre los muchos males que se seguirían de la normalización de la anticoncepción: el abuso sobre la mujer, el aumento del número de abortos, la disminución del respeto a la vida, la degradación moral… Pero hay una consecuencia más grave todavía y también anunciada: el alejamiento del plan y de la voluntad de Dios creador, que creó y llamó al ser humano a un amor más grande y a una entrega total. La anticoncepción conduce paulatinamente a tratar al otro como un objeto, no con un amor personal.

Deja un comentario