El candidato gay a la Casa Blanca utiliza la Biblia para justificar el aborto hasta el nacimiento

0
46

Pete Buttigieg, alcalde de la ciudad de South Bend, en Indiana, ya ha presentado su candidatura para las primarias del Partido Demócrata, de las que saldrá el candidato que se enfrentará a Donald Trump para ocupar la Casa Blanca.

Sin embargo, este joven de 37 años no se presenta con el bagaje de su gestión como alcalde sino por su condición de gay casado y su sueño de ser el primer homosexual en ser presidente de Estados Unidos. De ahí, que gran parte de sus intervenciones y actos públicos sean marcadamente ideológicos con mensajes proLGTB o a favor del aborto. Aún así no parece que esté convenciendo a muchos de los miembros de su partido, pues en las encuestas aparece bastante por detrás de los dos favoritos, Joe Biden y Bernie Sanders.

Católico y ahora episcopaliano

Buttigieg, hijo de un profesor universitario que editó y promocionó en inglés las obras del comunista italiano Antonio Gramsci, es católico de bautismo aunque en estos momentos se reconoce episcopaliano con influencias de otras confesiones cristianas.

Tras haber realizado ya las polémicas declaraciones de que Dios le hizo homosexual, el pasado viernes citó la Biblia en una entrevista en televisión para justificar el aborto, y se puede decir también que prácticamente el infanticidio.

La utilización de la Biblia para defender el aborto

De este modo, el político demócrata dijo tras proclamarse proabortista que en la Escritura se dice que la vida comienza con la respiración/primer aliento, y sugirió que en el debate del aborto podría ser una forma de determinar cuándo comienza la vida.

Criticando a los republicanos por utilizar la doctrina cristiana, según él, para oponerse al aborto, Buttigieg dijo que moralmente es un tema complicado para mucha gente. “Por otra parte –añadió-  hay muchas partes en la Biblia que hablan sobre cómo la vida comienza con la respiración (aliento), por lo que incluso eso es algo que podemos interpretar de manera diferente”.

Tal y como recoge Life News, el pre-candidato demócrata no ha tenido reparos para utilizar la Biblia para defender el aborto, es decir, la muerte de seres humanos, pero además confundiendo de manera flagrante a los telespectadores y sus seguidores.

La verdadera explicación que da San Juan Pablo II

Ya sea por ignorancia o por pura maldad, Buttigieg confunde lo que dice la Biblia con lo que a él le gustaría que dijese. Aunque sin citarlo directamente, el candidato gay a la Casa Blanca se refiere a Génesis 2, 7 que dice textualmente: «Entonces Yahveh Dios formó al hombre con polvo del suelo, e insufló en sus narices aliento de vida, y resultó el hombre un ser viviente”.

Resultado de imagen de Pete Buttigieg abortion

Buttigieg se ciñe a la literalidad de la frase de la Biblia, olvidando que la tradición siempre ha hablado de este aliento como el espíritu que da vida al hombre. De hecho, San Juan Pablo II lo explicaba de manera muy clara en la audiencia general del 10 de enero de 1990.

“Se lee que, después de haber formado al hombre con el polvo del suelo, el Señor Dios ‘insufló en sus narices aliento de vida y resultó el hombre un ser viviente’ (Gn 2, 7). La palabra ‘aliento’ (en hebreo neshama) es un sinónimo de ‘soplo’ o ‘espíritu’ (ruah), como se deduce del paralelismo con otros textos: en vez de ‘aliento de vida’ leemos ‘soplo de vida’ en Gn 6, 17. Por otra parte, la acción de ‘insuflar’, atribuida a Dios en la narración de la creación, es aplicada al Espíritu en la visión profética de la resurrección (Ez 37, 9). Por tanto, la Sagrada Escritura nos quiere dar a entender que Dios ha intervenido por medio de su soplo o espíritu para hacer del hombre un ser animado. En el hombre hay un ‘aliento de vida’, que procede del ‘soplar’ de Dios mismo. En el hombre hay un soplo o espíritu que se asemeja al soplo o espíritu de Dios”, explicaba el santo polaco.

El objetivo principal de Buttigieg

Buttigieg continuaba con su defensa del aborto tardío incluso hasta el nacimiento afirmando que “no importa lo que pienses sobre el tipo de pregunta cósmica de cómo empieza la vida, la mayoría de los estadounidenses pueden participar de la idea de que trazar una línea aquí o trazar una línea allá, pero lo importante es que la persona que debe trazar la línea es la mujer que toma la decisión (de abortar)”.

De hecho, esta es la línea fundamental de su discurso abortista, pues en una entrevista pasada en Fox News insistió en que “el debate se ha enredado tanto en dónde dibujas la línea, que nos hemos alejado de la pregunta fundamental de quién puede trazar la línea, y confío en que sean las mujeres las que tracen la línea cuando es su vida”.

Resultado de imagen de ecografia embarazo

El aborto, hasta el final del embarazo si es necesario

Preguntado sobre si una mujer embarazada decidiese abortar en el tercer trimestre, el precandidato demócrata dijo que “la conclusión es que por horrible que sea su elección, esa mujer, esa familia, pueden buscar orientación espiritual o médica, pero esa decisión no se tomará mejor, médica o moralmente, porque el gobierno dicte cómo se debe tomar esa decisión”. Y pidió al presentador que se pusiera en el lugar de la mujer que quería abortar.

Sobre el inicio de la vida humana, Pete Buttigieg obvia, seguramente de manera deliberada, que todos los avances científicos que van apareciendo ponen de manifiesto cada vez de manera más clara y contundente que el ser humano surge en el momento de la concepción. Y por ello, como pasa también en la ideología de género, cuando la ciencia contradice la ideología lo que se utiliza es el sentimentalismo. Esto es lo que este político hace precisamente con el aborto.

Aquí, varios ejemplos:

Un estudio prueba que el embrión guía su propio desarrollo con autonomía de la madre desde el día 1º

Academia de Medicina Argentina, firme: científica y biológicamente es ser humano desde la concepción

-Genetistas y biólogos moleculares, rotundos: hay un individuo humano desde la concepción

-¿Está todo dicho sobre el aborto? Ocho preguntas originales que evidencian su irracionalidad

Fuente: Religión en Libertad

Deja un comentario