Médicos y sanitarios se movilizan para frenar la ampliación del aborto en Bélgica

0
345

Los profesionales sanitarios pro vida se oponen a un intento de ampliar el negocio del aborto en Bélgica menos de dos años después de su despenalización. La prevención del aborto “debería convertirse en un objetivo prioritario de salud pública” por sus consecuencias físicas y psicológicas.

Cerca de un millar de médicos y profesionales de la salud en Bélgica se han movilizado para frenar el proyecto de ley que pretende ampliar el periodo en que se considera legal el aborto, acortar el periodo de reflexión de la mujer y suprimir la obligación de proporcionar información detallada a la mujer antes de abortar.

En una carta pública a la que se están sumando miles de ciudadanos se denuncia los intentos de algunos parlamentarios para aprovechar la falta de un acuerdo de gobierno «para avanzar» en la cultura de la muerte con una nueva propuesta legal para ampliar el negocio del aborto después de que en 2018 se eliminara esta práctica homicida del código penal.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

La propuesta quiere aumentar hasta los cuatro meses y medio de vida intrauterina (veinte semanas después de la última menstruación) el periodo en el que no está penada la muerte provocada del ser humano prenatal. En la actualidad, se permite sin consideración delictiva ni reproche penal durante los tres primeros meses de vida prenatal.

Los médicos que se oponen a esta modificación recuerdan que a los cuatro meses y medio el bebé es prácticamente viable con los cuidados necesarios, «mide 20 centímetros, es sensible al tacto y al sonido».

«Somos proveedores de atención profesional: hemos elegido esta profesión para cuidar y apoyar a aquellos que necesitan nuestra ayuda profesional. A las 18 semanas nos enfrentamos con un ser humano bien formado», exponen los facultativos, que subrayan: «Extender el plazo legal a 18 semanas es una señal contraproducente que no fomenta el comportamiento responsable».

Periodo de reflexión

Por otro lado, la ley aprobada en 2018 prevé que la mujer que se plantee abortar a su hijo ante un embarazo inesperado tenga un tiempo de reflexión de seis días, en el que pueda analizar todas las posibilidades, incluida la búsqueda de apoyo de organizaciones de asistencia o la posibilidad de llevar el embarazo a término y dar el niño en adopción.

Los promotores de la nueva iniciativa legal pro aborto quieren también acortar el tiempo de reflexión a 48 horas, reduciendo así la posibilidad de las alternativas al aborto y aumentando las de la industria del aborto para hacer negocio.

Esta medida «significa tanto como ignorar que es necesario un proceso de maduración en esta decisión» para los opositores al proyecto pro abortista.

En tercer lugar, el aborto se convertiría, de prosperar la nueva iniciativa, en un procedimiento más de la cartera sanitaria y no una actuación excepcional regulada por la lex artis médica.

Los médicos, enfermera, parteras y otros profesionales del cuidado y la salud defienden en este punto que la prevención del aborto «debería convertirse en un objetivo prioritario de salud pública» dado que se conocen sus consecuencias físicas y psicológicas.

Por último, esta iniciativa provida denuncia que se oculta de forma sistemática la realidad del aborto en Bélgica de tal forma que no es posible «hacer una nueva legislación sin un diagnóstico objetivo de la situación actual».

Fuente: Actuall

Deja un comentario