«El recuerdo de las violaciones seguirá ahí. Pero mis hijos están vivos»

0
283
A mother and son on the beach and sea outdoors at sunset with copy space

Hace 25 años di a luz a esta hermosa niña, pero durante meses antes de tenerla, soñé que iba a tener una criatura demoníaca que me arrancaría. «¿Cómo podría salir algo bueno de mí?», pensé.

Además, sabía que, aunque no podía mantenerla, no podía simplemente entregarla a una agencia [de adopción]. Tenía que encontrarle a alguien con quien estuviera a salvo porque estaba demasiado enredada en mi familia disfuncional, sintiendo que no tenía posibilidad de dejarlo. Pensé que no había esperanza para mí, pero sí la había para ella.

Ella era fruto de un incesto, la hija de mi padre. Mi madre estaba enojada en la sala de partos, ya que no permitiría que mi padre la viera nacer. No me importaba, porque no había forma de que la viera desnuda, sabiendo que era un pervertido enfermo. Cuando finalmente llegó, lloré porque era muy hermosa, sin ninguna arruga. Se veía tan frágil, ya que solo pesaba 2,7 kilos y medía 48 centímetros.

Me mudé con una amiga y me quedé con ella hasta el día en que escuché a mi bebé llamar a mi amiga «mamá». Fui a nuestra habitación y lloré. Me preguntaba por qué estaba llorando porque esto era lo que quería para ella. Había compaginado tres trabajos para darle el tiempo que necesitaba para relacionarse con mi amiga. Sabía que era hora de irme, así que le pregunté a mi amiga si adoptaría a mi bebé. Ella dijo que lo haría. Sarah tenía 19 meses, pero mi amiga dudaba. Era un caso psiquiátrico [el padre] y todos lo sabían, por lo que su vacilación se debió a que temía que fuera a matarme.

Entonces, un día, cuando mi amiga estaba en el trabajo, organicé mi bolso. Estaba esperando hasta que ella saliera del trabajo supiera que estaba en la entrada. Sostuve a mi bebé y miré sus manos, pies y olí su cabello. Quería recordar cada parte de ella. Luego la puse en su cuna y dí la vuelta a la casa hasta la ventana donde mi amiga no podía verme. La oí entrar en la habitación de mi bebé. Me asomé, vi a mi amiga recogerla y me fui. Pasaron 17 años antes de que la volviera a ver…

Ella está feliz y entiende por qué hice lo que hice. Ahora sabe quién es su padre y que está muerto. No quería decirle quién era su padre, pero ella seguía preguntando. Como había fallecido, pensé que sería seguro que lo supiera, aunque tenía miedo de que ella se molestara al descubrir que su padre era un violador. Pero su frustración por querer saber estaba creciendo y mi terapeuta me aseguró que pensaba que simplemente era mejor decírselo.

Finalmente, lo hice, y ella se sintió aliviada. Toda su vida contó que su madre le había dicho que la había abandonado para mantenerla a salvo, pero que nunca le diría que estaba a salvo. La violencia nunca fue parte de su mundo, por lo que ese pensamiento nunca se le había ocurrido. Ella lo entendió y está agradecida porque haya elegido darle la vida.

Para mí, la disfunción continuó y realmente no estaba a salvo. Su hermano menor nació tres años después, por mi tío (el hermano de mi madre). Para entonces, tenía un hogar y estaba discapacitado. Había planeado renunciar a él también, pero nació con un defecto cardíaco. Se sometió a una cirugía a corazón abierto y se curó, pero luego le descubrieron el autismo. Además, él era un chico, así que sentí que estaba seguro si se quedaba conmigo: ningún hombre en mi familia tenía atracción masculina, y sabía que estar en casa por discapacidaddme daba tiempo para mantenerlo a salvo, y lo hice.

Mi hija entiende esto. Ella ama a su hermano pequeño. Aunque se ven casi idénticos, él es en realidad más grande que ella. Cuando las personas me preguntan si son gemelas, sonrío y simplemente digo: “¡No, 3-1 \ 2 años de diferencia!”. Pero definitivamente hay un gran parecido familiar. 

Mi hija me llama todas las semanas. Le encanta su cumpleaños. Su madre adoptiva siempre hace todo lo posible [por complacerla]. Este año la llevará a ella y a mis dos nietas a Pigeon Fort en Tennessee.

Amo a esa niña y no me arrepiento de tener a ninguno de mis bebés, ni de la opción de darla a alguien [que la mantuviera] a salvo. Elegí para que pudieran vivir. Eran la única belleza que venía de la tragedia. 

Cuando las personas sugieren el aborto como la respuesta al embarazo por violación, ¡me sorprende que la gente realmente piense que eso la ayudará a olvidar el recuerdo de su violación! Están tan equivocados porque con o sin un hijo, el dolor y el recuerdo de las violaciones seguirán ahí. Pero al menos mis hijos están vivos.

Fuente: Actuall

Deja un comentario