¡Urgente! un candidato Provida

0
78

Por: Sarko Medina Hinojosa *Periodista y escritor

La palabra Provida ha sido tan tergiversada en estos años que pocos políticos tiene el valor de ponerse la camiseta de su defensa. Lo contrario a los cientos de miles que salen a las calles a defender la vida desde su concepción hasta la muerte natural. Este temor a expresar lo que se piensa y valora hace que tengamos muchos candidatos que blofean en cuanto a sus apoyos a determinadas causas, sin caer en cuenta que la lucha provida agrupa a todas las personas y no importa la raza, sexo, condición social y menos un pensamiento distinto.

Porque el ser Provida implica una valoración del otro y su existencia que va más allá de sus opiniones, aun siendo contrarias, se lucha para que esa persona pueda expresarse, vivir dignamente, estudiar, formarse, vivir en una sociedad que lo respete y valore por su existencia misma, no que le den incentivos por ser tal o cual o pertenecer a tal sigla o a cuál ideología.    

Para un político de verdad la vida debería estar por encima de cualquier defensa, ya que es la persona a la cual se debe su servicio como político. Defender la vida es abogar por leyes que mejoren la educación, la salud y la seguridad en un país que se desangra por la violencia. No es ponerse a resolver con la muerte los problemas de la sociedad sino incentivar que el respeto empiece por lo más básico: la persona.

Los políticos en la presente campaña no han manifestado su posición provida porque creen que es lo políticamente correcto, cuando en realidad es lo que los aleja del electorado que quiere verdaderos líderes que no jueguen a las medias verdades, que un día por un voto vayan a firmar con un grupo y al día siguiente con otros por unos cuantos votos, cuando miles les reclaman que se preocupen por las familias, por los niños, los ancianos, las mujeres que sufren violencia. No que revictimicen a las personas por su condición de tal o cual y les hagan creer en un falso empoderamiento cuando no hay las bases morales para que puedan desarrollarse en un país cegado por la corrupción.

Necesitamos políticos provida, urgente, candidatos al Congreso que definan su posición con valentía y que prediquen con el ejemplo y su propia vida. A pocas semanas de las elecciones necesitamos claridad en los discursos señores candidatos, no complacientes palabras. 

Deja un comentario