Día de la vida: los negocios del aborto se sienten más imprescindibles que combatir el coronavirus

0
164

Mientras un ejército de sanitarios está poniendo toda su ciencia, su conocimiento, su fuerza y su capacidad de resistencia física y psicológica para salvar vidas frente a la pandemia provocada por el coronavirus, los negocios del aborto en todo el mundo se resisten a cerrar.

Se consideran «un servicio inaplazable», al que no le afecta el parón que han sido sometidas todas las acciones hospitalarias no urgentes, supeditadas al control de la pandemia.

Y lo publican a los cuatro vientos com oha hecho el establecimieinto abortista Dator de Madrid:

Sin ningún rubor, los negocios privados dedicados a eliminar vidas humanas en desarrollo prenatal a cargo del presupuesto público no son capaces de parar ni siquiera sabiendo que el material quirúrgico que emplean habitualmente para matar podría ser bien empleado para salvar vidas en los hospitales o en las residencias de ancianos, donde los médicos y el resto del personal sanitario se infectan debido a la falta de material de asepsia.

Esto no sucede así en todo el mundo. O no al menos con la ligereza con que se vive en España. en los Estados unidos, no son pocas las autoridades que han ordenado a los centros de abortos que paren su actividad.

Así lo ha hecho por ejemplo el gobernador de Mississippi Tate Reeves, que ha instado al único negocio abortista del estado a cerrar sus puertas mientras dure el combate contra el coronavirus para preservar los equipos de protección personal como máscaras y «otros suministros para cualquier persona que se infecte con este virus».

Las autoridades de Texas y Louisiana han ido más allá, ordenando el cierre de los negocios de aborto por causa de la pandemia de manera específica. En el estado de la estrella solitaria, quienes no sigan la indicación se enfrentan a 180 días de prisión.

En Ohio, con la misma prohibición, ha tenido que ser la oficina de la Fiscalía quien haya ordenado el cierre a dos negocios abortistas que se negaban a dejar de realizar abortos que, además de cobrarse vidas humanas, suponen una pérdida de material sanitario de protección necesario contra el coronavirus.

Lo cierto es que al menos en España, resulta un clamor -y una hipocresía- que mientras se combate una epidemia que está cobrándose la vida de más de 500 personas cada día, los negocios del aborto, que ejecutan más de 300 «servicios» cada día, sigan abiertos.

Fuente: Actuall

Deja un comentario