Casi 200 marchas del orgullo LGTBI no se realizarán por el coronavirus

0
393

Casi 200 marchas del “orgullo” gay o LGBT se cancelaron o pospusieron en todo el mundo debido a la epidemia del coronavirus. La European Pride Organisers Association (EPOEA – Asociación Europea de Organizaciones del Orgullo) creó una lista en la que se actualiza el estado de las marchas programadas entre marzo y junio en distintos lugares del mundo. Con excepción de dos marchas, que se dicen fueron “movidas online”, el resto aparece como “cancelada” o “pospuesta”. 

En diversos países el lobby gay celebra el “mes del orgullo” en junio, con diversos eventos y pasacalles, con frecuencia presentando a hombres semidesnudos o disfrazados como mujeres.

Estas actividades promueven supuestos derechos como el mal llamado «matrimonio» homosexual (que equipara las uniones entre personas del mismo sexo a la unión conyugal natural) y la adopción por parte de parejas del mismo sexo.

Aunque la Iglesia es una de las instituciones que más hace para ayudar a las personas con atracción del mismo sexo (AMS) suele ser la institución más atacada en estos eventos por el lobby gay.

Enseñanza de la Iglesia sobre la homosexualidad

La enseñanza católica respecto de la homosexualidad está resumida en tres artículos del Catecismo de la Iglesia Católica: 2357, 2358 y 2359.

En estos artículos la Iglesia enseña que los homosexuales “deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta”.

La homosexualidad como tendencia es “objetivamente desordenada” y “constituye para la mayoría de ellos (los homosexuales) una auténtica prueba”. Apoyado en la Sagrada Escritura, la Tradición ha declarado siempre que “los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados”, “no proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual” y por tanto “no pueden recibir aprobación en ningún caso”.

“Las personas homosexuales están llamadas a la castidad” y “mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana”.

Fuente: Actuall

Deja un comentario