Manual de defensa de la libertad religiosa en el estado de alarma

0
171

Por Nicolás de Cárdenas

La polémica sobre respeto a la libertad religiosa durante el estado de alarma decretado debido a la pandemia provocada por el coronavirus terminó de estallar cuando el arzobispado de Granada denunció la irrupción en la catedral, durante el oficio del Viernes Santo, de miembros de la Policía Nacional.

No ha sido la única ocasión, cada vez se conocen más casos, en los que celebraciones que cumplen lo establecido en el real decreto del estado de alarma han sido interrumpidas y suspendidas por la fuerza.

Por ello, además de anunciar una querella contra el ministro del Interior, Fernando-Grande Marlaska, la Asociación Española de Abogados Cristianos ha puesto a disposición de los creyentes una detallada explicación a modo de salvoconducto para los fieles que vayan a acudir a una celebración litúrgica en un templo, titulada ‘El derecho fundamental a la libertad religiosa durante el estado de alarma‘.

En este documento se analiza desde el punto de vista jurídico la situación relativa a las libertades de creencia y culto, desde la Constitución Española a las últimas disposiciones del Gobierno durante el estado de alarma y concluye que «cualquier abuso por parte de las autoridades, ya sea desalojo, interrupción de culto, etc. podría suponer la comisión de un delito de prevaricación, un delito de prohibición de culto y un delito de interrupción de culto».

Asímismo, se recomienda, en el caso de que suceda un hecho similar a los denunciados, «solicitar la identificación del funcionario actuante o de su superior, interesarse por quién ha dado la orden (manifiestamente ilegal) y comunicar los hechos a la Asociación de Abogados Cristianos para interponer la denuncia o querella pertinente».

Estos son los argumentos jurídicos para la defensa de la libertad religiosa en el estado de alarma detallados por la Asociación Española de Abogados Cristianos:

1.- Un derecho fundamental reconocido y protegido por la Constitución

La Constitución Española consagra el derecho a la libertad religiosa como un derecho fundamental en su artículo 16. En él se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación en sus manifestaciones que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley.

Por otro lado, el artículo 55 de la Carta Magna contempla la suspensión (que no prohibición) de derechos y libertades en el caso de decretarse los estados de excepción y sitio, pero no durante el estado de alarma en el que nos encontramos desde el pasado 14 de marzo. Es destacable que, en ningún caso, el artículo 55 hace referencia explícita ni implícita al artículo 16 del texto constitucional.

2.- Los Reales Decretos no prohiben ir a un templo

El Real Decreto 463/2020 de 14 de marzo por el que se establece el estado de alarma señala como medidas de contención de la pandemia en relación con los lugares de culto y las ceremonias civiles y religiosas, incluidos los fúnebres que estos actos quedan condicionados «a la adopción de medidas organizativas consistentes en evitar aglomeraciones de personas, en función de las dimensiones y características de los lugares, de tal manera que se garantice a los asistentes la posibilidad de respetar la distancia entre ellos de, al menos, un metro».

Por lo tanto, el Real Decreto que declaró el estado de alarma no prohíbe la asistencia a lugares de culto. Tampoco lo han hecho los Reales decretos 476/2020 de 20 de marzo y 487/2020 de 10 de abril que solo se limitan a prorrogar el estado de alarma

3.- La ley del estado de alarma no suspenden la libertad religiosa

Por otro lado, la Ley Orgánica 4/1981 de 1 de junio de los estados de alarma excepción y sitio no prevé la posibilidad de la suspensión del derecho a la libertad religiosa recogido en la Constitución Española.

Tan sólo prevé limitar la circulación o permanencia de personas y vehículos en horas y lugares determinados, o condicionarlas al cumplimiento de ciertos requisitos. Éstos están recogidos, en el apartado 11 del Real Decreto 463/2020: evitar aglomeraciones y mantener distancia mínima de un metro.

4.- Sí están prohibidos los velatorios y restringidos los enterramientos

El ministerio de Sanidad sí prohibió mediante la Orden SND/298/2020 de 29 marzo la asistencia a velatorios y limitó a tres familiares la asistencia a enterramientos. Estas disposiciones sólo afectan a los funerales y velatorios, por lo que el resto de celebraciones religiosas y actos de culto pueden seguir celebrándose cumpliendo las cautelas explicadas con anterioridad.

Por lo tanto, subrayan desde la Asociación Española de Abogados Cristianos, «no existe absolutamente ninguna norma que pueda servir para prohibir o suspender el derecho a la libertad religiosa y con ello la asistencia a misas, adoraciones, etc».

Fuente: Actuall

Deja un comentario