Advierten de peligroso vínculo entre magnate de la pornografía e industria del aborto

0
281

Después de que un magnate de la pornografía donara millones a una organización internacional de abortos, una iniciativa juvenil sin fines de lucro advirtió sobre un vínculo peligroso entre ambas industrias.

Lindsay Fay, líder del equipo de misión de The Culture Project, destacó la conexión entre la pornografía y el aborto. Fay explicó a CNA –agencia en inglés del Grupo ACI– que si bien ambas industrias afirman hacer hincapié en el empoderamiento sexual y los derechos de las mujeres, únicamente provocan daño a la dignidad humana.

“En la industria de la pornografía y la industria del aborto promueven el empoderamiento de las mujeres, pero en realidad es una forma falso de empoderamiento. Realmente hay una esclavitud por sentir la presión de terminar el embarazo o acabar con una vida humana”, dijo.

Desde 1995, la organización proaborto Marie Stopes International (MSI) ha recibido más de 9 millones de dólares en donaciones de Phil Harvey, el CEO de Adam & Eve, un gran distribuidor de material erótico. Las donaciones a MSI se reciben en efectivo y en suministros.

Establecida como una empresa de pedidos por correo en 1971, Adam & Eve recaudó alrededor de 72 millones de dólares el año pasado. La compañía dona alrededor del 25% de sus ganancias anuales a través de la fundación benéfica de Harvey, DKT International, una organización sin fines de lucro que se enfoca en el aborto y los anticonceptivos.

Harvey es miembro de la junta de MSI, que promueve la anticoncepción y el aborto en todo el mundo. En 2019, MSI fue responsable de aproximadamente 5 millones de abortos a nivel mundial.

“Phil Harvey ha pasado su vida defendiendo la salud y los derechos sexuales y reproductivos, y ha jugado un papel importante en la expansión del acceso para las mujeres en todo el mundo. Estamos orgullosos de que siga contribuyendo a la organización”, dijo el grupo según el Daily Mail.

Fay dijo que es un malentendido cultural que la pornografía o el aborto empoderan a las mujeres, ya que ambas industrias descansan en una falsa comprensión de la libertad sexual y la dignidad humana.

“Ambas industrias se basan en la idea de que podemos hacer lo que queramos con nuestra sexualidad sin importar el costo. Desafortunadamente, algunas de esas decisiones han llevado al final de la vida humana”, aseguró.

Fay señaló los estudios que muestran que la pornografía aumenta la demanda de tráfico sexual humano. Alrededor del 30% de todo el tráfico de Internet es pornografía, y aproximadamente 1 de cada 3 estadounidenses busca pornografía al menos una vez al mes, agregó.

“La pornografía alimenta la demanda de explotación sexual. Lo que la mayoría de la gente no sabe es que la pornografía a menudo usa mujeres y niños que son obligados o coaccionados para ser filmados”, indicpo

Además, explicó que “la conexión más grande entre la pornografía y el aborto es la trata de personas, lo cual es bastante irónico porque casi cualquier persona en nuestro mundo podrá ver la trata de personas y decir que esto es deshumanizante”.

Una encuesta de 2017 de Family Research Council realizó preguntas a 66 mujeres que sobrevivieron al tráfico sexual; de éstas más de la mitad dijeron que tuvieron abortos mientras las traficaban. Uno de cada tres informó haber tenido más de un aborto.

“Cuando se trata de pornografía o de aborto, esas cosas no se consideran un gran problema o se dice que no están relacionadas, pero, en este caso, la pornografía exige y alimenta la trata de personas”, dijo.

The Culture Project es una organización sin fines de lucro que promueve la integridad sexual y la dignidad humana mediante el envío de equipos de misioneros a diferentes comunidades en todo el país. Los jóvenes misioneros, que en realidad adultos capacitados, hablan con los jóvenes en el aula o son testigos de personas que se encuentran fuera de las instalaciones de aborto. Actualmente tienen equipos en ciudades como Cleveland, Los Ángeles y Filadelfia.

Fay dijo que los misioneros debates sobre temas que incluyen el daño causado por la pornografía y cómo la explotación sexual puede conducir al aborto.

“Cada vez que una persona humana es devaluada y no es respetada, genera una cultura en la que se acepta cosas como el aborto u otras formas de deshumanización. The Culture Project es un movimiento de jóvenes con la misión de restaurar la cultura. Proclamamos la dignidad inherente de la persona humana y la riqueza de vivir una vida de integridad sexual, invitando a nuestra cultura a estar plenamente viva”, concluyó.

Fuente: Aciprensa

Deja un comentario