Doctor Martínez-Sellés: «Cualquier acto que acaba con la vida humana, va contra el juramento hipocrático»

0
54

El doctor Manuel Martínez-Sellés se presenta a la presidencia del Colegio de Médicos de Madrid convencido de que quienes están el frente de la institución no han atendido como se merece a sus compañeros, más aún es estos momentos de crisis sanitaria. «Es muy triste que desde que se han convocado las elecciones han sacado más comunicados que durante toda la pandemia», se queja durante una amable conversación telefónica con Actuall.

El catedrático de Medicina y jefe de Cardiología del Hospital Gregorio Marañón de Madrid hace valer su condición de hijo y nieto de médicos, más aún si se tiene en cuenta que su abuelo ya presidió la institución que ahora pretende dirigir con el objetivo de «tener un Colegio independiente, fuerte, que sea el aval científico de la profesión«, aprovechando el gran número de facultades de Medicina y asociaciones médicas con sede en Madrid.

Médico «a pie de cama», condición que reivindica de todos los que le acompañan en su candidatura, confiesa su debilidad por la atención a los ancianos, ya desde que era estudiante. Rechaza el aborto como un acto médico porque «cualquier acto que acaba con la vida humana, va contra el juramento hipocrático» y denuncia que la falta de medios convierte a los escasos cuidados paliativos en «cuidados moribundos».

Por cierto, rechaza la eutanasia, que sigue su tramitación parlamentaria en el Congreso. Al respecto, teme que, de aprobarse la ley del PSOE, un padre huya por la puerta cuando se le invite a ir a un hospital, porque se quiebra la relación de confianza, ya no sólo entre médico y paciente, sino en el seno de la familia.

Martínez Sellés tiene claro que la Atención Primaria tiene que ser auxiliada del desbordamiento que padece y se presenta sin «intereses a nivel político, ni sindical, ni intereses mercantiles» pues, proclama, «nuestro único compromiso va a ser  la defensa de la dignidad del médico».

Pero para poner en marcha todos estos planes necesita de un gran apoyo electoral. Por eso su llamamiento «no es sólo que vayan a votar el día 17, sino que lleven a compañeros».

Y si el recuento es de infarto, al menos habrá un cardiólogo en la sala.

Comenta una amiga médico sobre el Colegio de Médicos: «Nos saca una pasta en cuotas, pero no nos sirve para nada». ¿Qué le decimos?

Que tiene mucha razón. Los médicos pagamos unas cuotas que son elevadas, pagamos más de 300 euros al año y los servicios que recibimos son muy escasos y casi nulos.

Además, lamentablemente en estos últimos cuatro años el Colegio se ha ido alejando de sus funciones y estos servicios son cada vez menores. Sobre todo ahora que hemos vivido la pandemia, lamentablemente los médicos no nos hemos sentido atendidos.

Estamos en plena vuelta al cole de los niños. Y va a ser una locura para alumnos, para profesores, para padres… ¿Qué propone para la vuelta al hospital en este otoño tan complejo?

En lo que respecta a la segunda ola que ya empezamos a vivir, mi apuesta y mi recomendación es sobre todo es ser muy estricto con todas las medidas preventivas. En los hospitales -y en todo el sistema sanitario, ya que el núcleo de la sanidad es la Atención Primaria- es clave que sepamos prepararnos y aprendamos de los errores que se cometieron en el pasado.

Hay que dotar la Atención Primaria de los recursos necesarios y también del personal necesario para que puedan cumplir su labor. Ahora mismo muchos compañeros de Atención Primaria están totalmente desbordados haciendo multitareas que implican ver pacientes con presencia física, consultas telefónicas, ir a domicilios, ir a residencias de ancianos… Psicológicamente no se mantiene. Y más teniendo en cuenta que muchos compañeros se están enfermando y tiene que ser suplidos.

«El Colegio se ha usado más para hacer campaña política que para defender a los médicos»

Por parte de los hospitales es muy importante que preparemos las infraestructuras para poder atender a los pacientes y poder hacerlo también con la máxima seguridad para los profesionales. Esto se está haciendo, aunque es verdad que esta segunda ola ha venido algo antes de lo que se preveía con lo cual algo de la infraestructura que se estaba preparando todavía no está lista, pero es fundamental que sepamos que tendremos que convivir con esta pandemia al menos hasta que haya una vacunación generalizada que yo creo que va a tardar. 

¿Durante la primera parte de esta crisis, durante la primavera, ha estado el Colegio a la altura de los médicos?

No, yo diría que el Colegio ha brillado por su ausencia. Es muy triste que desde que se han convocado las elecciones han sacado más comunicados que durante toda la pandemia. Ha habido momentos en que los médicos no hemos estado trabajando en las condiciones adecuadas, sobre todo si se tienen en cuenta las medidas de protección.

El Colegio tiene la capacidad -con las relaciones que debería detener con las sociedades científicas, mediante un comité de expertos- para sacar unas normas claras y unos mínimos que hay que cumplir para realizar determinado tipo de procedimientos o actuaciones. Esto hubiese sido muy útil para los médicos: para pasar una consulta hace falta esto; para hacer una determinada intervención o para intubar a un paciente… Tener ahí un abecé para los profesionales que están trabajando en Urgencias o en otros ámbitos y que sepan qué es lo que está recomendado. Lamentablemente esto no ha sucedido.

El Colegio se ha usado más para hacer campaña política que para defender a los médicos.

Si llega a presidir el Colegio de Médicos, ¿qué ofrecería a sus compañeros para que vean más reforzada su motivación o de qué manera se les puede compensar por lo que me dicen son «tantos años de condiciones laborales precarias»?

Nosotros tenemos un único compromiso, que es con los médicos de Madrid. Creemos que el médico es el eje principal de la Sanidad y que desde el Colegio no puede haber otros intereses. Nosotros no tenemos intereses a nivel político, ni sindical, ni intereses mercantiles. Nuestro único compromiso va a ser  la defensa de la dignidad del médico. Y esto lo vamos a hacer en todo los ámbitos.

El médico es médico tanto cuando trabaja en el ámbito público como cuando trabaja en el ámbito privado. Y es muy importante que el médico sienta el Colegio como esta casa común que le defiende y más, como digo, ante esta crisis del Covid-19.

También creemos que el Colegio debe tener la última palabra en los temas de salud, no los políticos. Esto es algo que está haciendo mucho daño en esta pandemia: que se ha politizado totalmente.

Todas las decisiones que tengan que ver con el coronavirus están politizadas y esto es un grave error. Las decisiones tienen que ser clínicas, no políticas. Y lógicamente quienes tienen los conocimientos para tomar las  decisiones clínicas son los médicos.

«Hay solución para la Atención Primaria, pero lógicamente eso implica dotarla de más recursos de los que tiene en este momento»

Es fundamental tener un Colegio independiente, fuerte, que sea el aval científico de la profesión: que nos  aseguremos de que la Medicina en Madrid se está practicando las mejores condiciones, tanto en el punto de vista ético-deontológico como desde el punto de vista científico. Para ello en Madrid tenemos la suerte de tener siete facultades de Medicina, la Academia Nacional de Medicina, las sedes de las sociedades científicas…

Esto es lo que proponemos nosotros y la base del cambio respecto a lo que tenemos.

Vuelvo al asunto de la Atención Primaria. ¿Tiene solución? Porque parece que es el gran cuello de botella…

La atención primaria es núcleo de la sanidad. Si no hay solución iríamos mal. Por supuesto que la hay. Pero para ello tiene que haber un Colegio de Médicos que ponga unos mínimos en la Atención Primaria. Para que haya calidad asistencial, que no es posible si se está viendo un número de pacientes excesivo, si no hay un mínimo tiempo para ver a los pacientes de forma adecuada…

Es el Colegio el que tiene que determinar: por consulta diaria no se pueden ver más de tantos pacientes; o el mínimo tiempo necesario para ver un paciente es de tanto. Y con estos parámetros, los médicos de Atención Primaria tendrían mucha fuerza para argumentar: «No me puedes citar más pacientes porque ya tengo el número máximo que está recomendado para mantener una calidad asistencial».

Con lo cual, por supuesto que hay solución para la Atención Primaria, pero lógicamente eso implica dotarla de más recursos de los que tiene en este momento.

«La conciliación familiar es importantísima en una profesión como la nuestra, que muchas veces es muy exigente»

¿Qué proponen ustedes para para lograr una mejor conciliación entre el desempeño profesional y la familia en el ámbito sanitario?

Nosotros defendemos la conciliación familiar y la atención a la familia del médico y enconcreto promovemos la creación de escuelas infantiles en los centros de trabajo. Hay que fomentar todos los mecanismos de conciliación familiar. Creo que las ayudas a las familias numerosas que da el Colegio deberían ser automáticas sin necesidad de trámites. Y sobretodo que sepan que tienen un Colegio que les apoya a la hora de hacer una conciliación familiar que muchas veces es difícil por los horarios que tenemos los médicos.

La conciliación familiar es importantísima en una profesión como la nuestra, que muchas veces es muy exigente. Lo he vivido personalmente tengo ocho hijos y en mi caso, como en el de mi mujer pues muchas veces ha sido difícil.  Soy muy consciente de la necesidad que hay  de apoyar la conciliación familiar con todos los mecanismos.

Miremos a futuro. ¿Cómo se pueden impulsar mejor o mejorar la excelencia en la formación de los médicos en Madrid desde el Colegio?

Para de verdad dar una buena formación la clave es tener una vinculación fuerte con las sociedades científicas. En Madrid está  la sede de practicamente todas ellas, con lo cual tenemos el acceso a ese conocimiento.

El Colegio tiene que ser la casa común donde se puedan producir estas actividades formativas, que además muchas de ellas son transversales, con el apoyo de distintas sociedades científicas. El Colegio tiene una posibilidad tanto de infraestructuras físicas, como telemáticas para ofrecer una formación de máxima calidad.

«Todos los que ejercemos la medicina a pie de cama somos conscientes que es raro el día que no nos equivocamos»

Abordemos algunos temas éticos que también son de interés. ¿Cómo valora la atención dada a las personas mayores en Madrid durante durante la epidemia?

Lo primero que tengo que decir es que las personas mayores y los pacientes ancianos son mi debilidad, desde estudiante. Tenemos una población en Madrid cada vez más envejecida. Esto tiene que hacer que cambiemos la forma de trabajar. El sistema sanitario, en muchos casos, no está preparado para el envejecimiento poblacional tan importante que hemos tenido.

Hay muchas cosas que se pueden mejorar y creo que la pandemia lo ha mostrado. Aunque es cierto que el porcentaje de ancianos que están en residencias es relativamente bajo en nuestro país, en torno al 5 por ciento, hay que asegurarse de que en estos centros la asistencia sea de máxima calidad. Mi opinión es que el vincular la asistencia  de estos centros a la Atención Primaria es un error. Entre otras cosas porque está totalmente sobrepasada.

Tenemos geriatras que puede asumir esa responsabilidad. Además las residencias, a partir de un número de ancianos, tienen un médico.

Este abandono que en algunas ocasiones se ha producido en los ancianos, lamentablemente ha afectado incluso a los médicos jubilados. A mí me parece muy grave. Veo con mucha tristeza cuando médicos jubilados están en la sala de espera de consultas o de  algunas cirugías. Creo que se han ganado una atención preferencial y que  efectivamente desde el Colegio deberíamos promover que siempre que un médico jubilado necesite asistencia la pueda recibir con las mejores condiciones y lo más rápidamente posible.

¿Fue el sistema de triaje lo peor de la crisis sanitaria? ¿Una falta de humanidad o un mal necesario?

Hay que ser muy cauto a la hora de generalizar. El triaje se hizo de forma distinta, en distintos centros por distintos profesionales. En general el comportamiento de los profesionales en Madrid durante la pandemia fue muy loable. ¿Pudo haber habido errores con el triaje o en otros ámbitos durante la pandemia? Todos los que ejercemos la medicina a pie de cama somos conscientes que es raro el día que no nos equivocamos.

Una de las ventajas que tiene mi candidatura es que somos médicos que estamos viendo pacientes a diario, con lo cual somos muy conscientes de los problemas que tienen nuestros compañeros. Y uno de ellos es que cuando hay una sobrecarga asistencial -es indudable que en la pandemia la hubo- los errores médicos pueden ser más frecuentes.

De ahí a decir que de forma generalizada se han hecho las cosas mal por parte de los médicos durante la pandemia es un error y de cierta forma es culpar al médico por decisiones que no se han tomado por médicos. Como he dicho antes, es un problema, más en un momento de pandemia.

En Madrid tenemos la suerte de tener a los mejores profesionales en prácticamente todas las especialidades médicas, con lo cual es fácil montar un comité de expertos que tomen o tenga un papel relevante en la toma de decisiones.

Eutanasia: En vez de resolver el sufrimiento -que se puede hacer implementando unos buenos cuidados paliativos- se legaliza una práctica que permite matar a pacientes que están sufriendo

El Congreso de los Diputados acaba de votar a favor de tramitar la ley de eutanasia y en contra de dos propuestas sobre cuidados paliativos. Si usted estuviera sentado en el Congreso ¿qué hubiera votado?

No tengo ninguna duda de que la mayoría de los médicos de Madrid votaríamos por promover los cuidados paliativos. Es muy claro, muy claro, que la situación de cuidados paliativos en España en general y en Madrid en particular es deficitaria. Para hacernos una idea, en el último atlas de cuidados paliativos  recomiendan dos servicios de paliativos por cada mil habitantes. En España tenemos 0,6. No llegamos ni a la mitad de lo recomendado.

No sólo eso, sino estamos en una situación en la que los cuidados paliativos no están suficientemente integrados en los pacientes con enfermedades avanzadas y esto hace posible que se apliquen poco, o de forma tardía. A veces casi como cuidados moribundos, en vez de hacerlo desde que el paciente empieza a tener síntomas más avanzados y que tenga atención prioritaria. Que permita que en sus últimos meses su vida esté en las mejores condiciones…

Lo que se va a hacer en vez de eso es legalizar una práctica, que es matar a esos pacientes. Me parece particularmente cruel que al no tener aprobada una adecuada realización de los cuidados paliativos, los pacientes estén sufriendo.

En vez de resolver ese sufrimiento -que se puede hacer implementando unos buenos cuidados paliativos- se legaliza una práctica que permite matar a pacientes que están sufriendo. Me parece muy triste que esta sea la solución que se le dé aeste problema.

Y desde luego esta legalización destruirá la relación médico-paciente, una relación de confianza que ha costado mucho ganar.

Si yo ahora mismo tengo a mi padre enfermo y le digo «papá, vamos al hospital o vamos a la consulta», mi padre está seguro de que le llevo porque quiero su bien. Si tengo una ley de cuidados paliativos y están implementados probablemente mi padre sepa que le van a tratar de forma adecuada sus síntomas. Ahora, si tengo aprobada una ley de eutanasia y le digo «papá, vamos al hospital» o «vamos a la consulta», pues a lo mejor lo que hace mi padre es escaparse corriendo por la puerta.

Le pregunto muy brevemente en temas clave: ¿Es el aborto un acto médico?

Cualquier acto que acaba con la vida humana, va contra el juramento hipocrático.

¿Es posible la Medicina sin ética?

Yo diría que no. En el caso de que sea posible es algo condenable. Desde el Colegio de Médicos hay que estar vigilantes para asegurar que en la Medicina se cumpla siempre con unos  estándares de ética y de acuerdo con la deontología, sino con los conocimientos científicos.

Lo lo digo porque actualmente en Madrid tenemos intrusismo profesional, tenemos publicidad engañosa y esto es algo que me preocupa mucho.

«Cada vez más médicos ven que nosotros somos la única alternativa al presidente actual»

Dos más para cerrar. Otra médico conocida me dice que por primera vez tiene algo de ilusión para ir a votar a las elecciones del Colegio de Médicos. ¿Este es un buen diagnóstico para usted?

No quiero aumentar de forma no razonada las expectativas hacia nuestra candidatura, pero esto me lo ha dicho muchísima gente en los últimos dos  meses. El gran desafío es conseguir que de verdad esas personas el día 17 de septiembre vayan a votar.

Lamentablemente, como los médicos nos identificamos en general poco con las actuaciones que ha tenido el Colegio últimamente, esta desafección hace que porcentaje de gente que va a votar muchas veces pueda ser bajo. Estamos hablando alo mejor del 15 o el 20 %.

Nuestro gran desafío es conseguir que la mayoría de los médicos de Madrid el día 17 vayan a votar. Si eso lo conseguimos, yo estoy seguro de que nos nuestra candidatura será la elegida. Lamentablemente no es fácil movilizar a los médicos. Por eso mi llamamiento no es sólo que vayan a votar el día 17, sino que lleven a compañeros. Eso es muy importante.

Hubo otra candidatura que se retiró para sumar fuerzas en torno a la suya…  Como cardiólogo, ¿prevé un recuento de infarto?

 A mí lo que me gustaría es no sólo ganar, sino ganar por muchos votos. Porque el Colegio de Médicos tiene sus órganos de dirección, pero también una asamblea de compromisarios que también en parte depende de los votos que  obtiene cada candidatura.

Estoy muy contento con el hecho de que el doctor Santiago Palacios que es un profesional muy reconocido, que además tenía una candidatura muy bien fundamentada, haya visto la necesidad de unión y la necesidad de cambiar la dirección que hay en el Colegio de Médicos en este momento.

Y el apoyo que ha hecho el doctor Palacios -no sólo a él, sino toda su candidatura, porque se han sumado a nuestra candidatura-, pues nos ha llenado de alegría, porque lo que significa es que cada vez más médicos ven que nosotros somos la única alternativa al presidente actual y por lo tanto, todo lo que podamos hacer para sumar votos y para sumar personas ahora, en este momento crucial es fundamental. Más teniendo en cuenta el abandono que todos los médicos hemos sufrido por parte del Colegio de Médicos en este momento de pandemia.

Si quiere decir alguna cosa más, es su momento.

Que se vote. Luego cada médico que vote la candidatura que crea que es la mejor. Todos tenemos nuestros programas accesibles. Que lo miren y que voten lo que crean que es mejor. Y que recuerden a otros compañeros que vayan a votar ese día.

Fuente: Actuall

Deja un comentario