El racismo originario de la industria del aborto sigue vivo

0
98

Por: Ana Fuentes

La ideología racista y eugenésica que está en el origen de la industria del aborto en los Estados Unidos sigue muy presente. Así lo pone de manifiesto una investigación realizada por el Life Issues Institute que ha analizado cuáles son las áreas preferentes de apertura de establecimientos abortistas de la International Planned Parenthood Federation, tal vez la mayor cadena de negocios de aborto en los Estados Unidos que además ejerce una influencia internacional permanente para la extensión del aborto en todo el mundo.

Así, los investigadores han revelado que el 86% de los establecimientos abortistas se sitúan en los 25 condados donde más abortos se realizan en el país. Pese a representar el 1 % de todos los condados de los EE. UU., soportan el 30% del aborto nacional.

No solo eso. En estos 25 condados, en los que reside el 19 % de la población estadounidense, vive más de un cuarto de la población negra (28%) y más de un tercio de los ciudadanos de origen hispano (37%) de los Estados Unidos. No es casualidad que, tratándose de un negocio multimillonario, en 12 de esos condados el porcentaje de población negra o de origen hispano supere el 50%.

A las áreas donde Planned Parenthood tiene instalados estos centros de aborto les corresponden 1.189 códigos postales. Al analizar su demografía el Life Issues Institute descubrió que el 49% de los códigos postales tiene una población negra e hispana que duplica la media nacional. Juntamente es en esos lugares donde viven las minorías, o en sus alrededores, donde Planned Parenthood concentra el 75% de sus establecimientos.

Desde que el aborto fue legalizado en Estados unidos en el año 1973 tras la sentecia Roe versus Wade, s calcula que 20 millones de bebés negros han sido abortados en los Estados Unidos, la gran mayoría en las instalaciones de la multinacional Planned Parenthood, fundada por la partidaria de la eugenesia y racista Margaret Sanger, que en un artículo publicado en 1929 en la Birth Control Review, decía:

Antes de que los eugenistas y otros que trabajan por el mejoramiento racial puedan tener éxito, primero deben despejar el camino al control de la natalidad. Al igual que los defensores del control de la natalidad, los eugenistas, por ejemplo, están tratando de ayudar a la raza hacia la eliminación de los no aptos. Ambos buscan un solo fin, pero ponen énfasis en diferentes métodos.

Los eugenistas hacen hincapié en el apareamiento de parejas sanas con el propósito consciente de producir hijos sanos, la esterilización de los no aptos para impedir que poblen el mundo con su especie y quizás estén de acuerdo con nosotros en que la anticoncepción es una medida necesaria entre las masas del trabajadores, donde los salarios no se corresponden con el crecimiento de la familia y sus necesidades en materia de alimentación, vestimenta, vivienda, atención médica, educación y similares.

El pasado mes de julio, Planned Parenthood decidió retirar el nombre de una de sus sedes en Nueva York precisamente por sus conexiones con la eugenesia y por su «legado racista». «La retirada del nombre de Margaret Sanger de nuestro edificio es un paso necesario y con retraso para reflexionar sobre nuestro legado y reconocer las contribuciones de Planned Parenthood a daños reproductivos históricos a comunidades de color”, dijo en un comunicado Karen Seltzer, responsable de la organización en el área de Nueva York.

Sin embargo, los números hablan: Planned Parenthood concentra todo su potencial destructor en a las poblaciones minoritarias de los Estados Unidos: negros e hispanos.

Fuente: Actuall

Deja un comentario