Por la mujer, la familia y contra el aborto: el Consenso de Ginebra, con 32 países, incluyendo EEUU

0
171

Treinta y dos países han firmado este jueves en Estados Unidos un documento de gran valor histórico y simbólico, la Declaración de Consenso de Ginebra (antes del coronavirus se quería realizar la firma en Ginebra), en el que defienden la familia, la salud de la mujer, la defensa de la vida humana y que el aborto no es un derecho humano.

Los 4 pilares de la declaración son:

1) Mejor salud para las mujeres
2) Preservar la vida humana
3) Fortalecer la familia como unidad fundamental de la sociedad
4) proteger la soberanía nacional de los países, por ejemplo, en leyes sobre el aborto, sin presiones externas

“Hoy dejamos un marcador claro; las agencias de la ONU ya no pueden reinterpretar y malinterpretar el lenguaje acordado sin rendir cuentas”, dijo el Secretario de Servicios Humanos y de Salud (HHS) en Estados Unidos, Alex Azar, durante la ceremonia el jueves 22 de octubre. “Sin disculpas, afirmamos que los gobiernos tienen el derecho soberano de hacer sus propias leyes para proteger la vida de inocentes y redactar sus regulaciones sobre el aborto”, agregó Azar.

Los 32 países que firmaron suman 1.600 millones de habitantes y son:

Bahrain
Bielorusia
Benin
Brasil
Burkina Faso
Camerún
República Democrática del Congo
República de Congo
Yibuti
Egipto
Esuatini (Suazilandia)
Gambia
Haití
Hungría
Indonesia
Irak
Kenia
Kuwait
Libia
Naurú
Níger
Omán
Pakistán
Polonia
Arabia Saudí
Senegal
Sudán del Sur
República de Sudán
Uganda
Emiratos Áabes Unidos
Estados Unidos de América
Zambia

La Declaración está abierta a que más países puedan sumarse. Como se ve, por el momento Hungría y Polonia son los únicos países de Europa Occidental que han firmado, y en esta fase de recogida de adhesiones no aparece aún ningún país hispanoamericano (aunque sí Brasil, uno de los impulsores).

Puede leerse la declaración completa en español aquí

“La Declaración de Consenso de Ginebra es un documento histórico, que establece claramente nuestra posición como naciones sobre la salud de las mujeres, la familia, el honor a la vida y la defensa de la soberanía nacional”, dijo Azar. En su opinión el texto “es una herramienta crítica y útil para defender estos principios en todos los organismos de las Naciones Unidas y en todos los entornos multilaterales, utilizando un lenguaje previamente acordado por los estados miembros de esos organismos”, explicó.

La declaración remite a los textos de Naciones Unidas que dicen que “el niño (…) necesita protección y cuidados especiales (…) tanto antes como después del nacimiento” (Preámbulo de la Declaración de los Derechos del Niño, de 1959) y que “se deben adoptar medidas especiales de protección y asistencia en favor de todos los niños” ( “Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales”, 10.3, de 1966).

Azar denunció en el acto de presentación y firma que “cada vez con mayor frecuencia, algunas naciones ricas y agencias de la ONU en deuda con ellas afirman erróneamente que el aborto es un derecho humano universal”, agregó.

Declararemos inequívocamente que no existe el derecho internacional al aborto. Con orgullo, pondremos la salud de la mujer en primer lugar en cada etapa de la vida”, señaló.

El Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, también habló en la ceremonia, destacó la “defensa sin precedentes de los no nacidos en el extranjero” del Gobierno de Donald Trump (recortó mucho el dinero público de EEUU que antes se usaba para fomentar el aborto en el mundo) y dijo que “Estados Unidos ha defendido la dignidad de la vida humana en todas partes y siempre” durante los últimos cuatro años.

“Es histórico estar aquí. Es la primera vez que se crea una coalición multilateral en torno al tema de la defensa de la vida”, dijo,

Valerie Huber, Representante Especial para la Salud Global de la Mujer en el HHS de Estados Unidos, proporcionó los antecedentes de la declaración. La declaración, explicó Huber, estaba destinada a firmarse en la culminación de la cumbre mundial de la salud de la mujer de la Asamblea Mundial de la Salud, que fue cancelada debido a la pandemia de COVID-19. “Decidimos seguir adelante con la declaración ahora, porque acelerar los avances en salud para las mujeres no puede esperar”, dijo.

“Apoyar el valor intrínseco de la familia no puede esperar. La protección de la vida, nacida y no nacida, y la soberanía de las naciones para hacer sus propias leyes sobre este tema no pueden esperar”, concluyó.

Deja un comentario