Vuelve la “Pena de muerte” al Perú bajo el nombre de Eutanasia.

0
174

Entre los años de 1957 a 1979 fueron ejecutados 7 hombres en el Perú, durante esos años aún existía la pena capital, aplicada a asesinos, ladrones, violadores y a un ex oficial que habría entregado documentos bajo la modalidad de espionaje al gobierno de Chile. Todos ellos fueron hombres que bajo una cuestionable reputación se comprobó relativamente sus culpabilidad.

Son más de cuarenta años, en los que no interviene el Poder Judicial para ordenar la muerte de una persona, El Décimo Primer Juzgado Constitucional de la Corte Superior de Justicia de Lima ordenó al Ministerio de Salud y a EsSalud “respetar” la decisión de Ana Estrada Ugarte de poner fin a su vida a través del procedimiento técnico de la eutanasia.

Se solicita la inaplicación del artículo 112 del Código Penal, que sanciona con una pena privativa de libertad no mayor de 3 años el delito de homicidio piadoso. Por lo tanto, un homicidio deja de serlo si es que el Poder Judicial lo decide, pasando por encima de pactos y tratados internacionales, como es el de “San José”.

Colegio Médico del Perú

El Colegio Médico del Perú se pronunció, hace unos meses, afirmando que ellos están a favor del “Bien morir” con un concepto de muerte digna, refiriéndose a Ortotanacia “El médico no puede realizar acciones cuyo objetivo directo sea la muerte de la persona”. En su comunicado el Colegio médico del Perú fue claro al decir que “No respalda la eutanasia” y que “Reafirma su posición en defensa de la vida” El comunicado finaliza con el reconocimiento de la muerte como un proceso natural que debe ser “atendido y acompañado “en el último momento de su vida, acotando que toda persona tiene que ser tratada dignamente hasta el último momento de su vida.

Asociación de Médicos por la Vida

La Asociación Médicos por la Vida, se unió a la voz de miles de doctores a nivel nacional para mostrar su desacuerdo la Eutanasia y el suicidio asistido mal llamada “muerte digna”.

El pronunciamiento de la Asociación empieza resaltando el valor inherente de la persona humana, la misma que merece respeto a su dignidad. La Medicina está al servicio de la persona teniendo como principal objetivo el “Velar por el cuidado de la vida y la salud de todos los seres humanos”.

En el pronunciamiento nos comparte ciertos conceptos “La eutanasia es provocar deliberadamente la muerte de una persona cuando padece una enfermedad grave e incurable” y “El suicidio asistido es proporcionar a personas de similar condición algún elemento que les permita poner fin a sus vidas de manera por si mismas” Ambas acciones van en contra de los principales principios éticos, más aún si las personas afectadas están en completa vulnerabilidad.

Deja un comentario